Colegio de Médicos de La Rioja | Gracias: a veces no nos damos cuenta…
21467
post-template-default,single,single-post,postid-21467,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,boxed,,qode_grid_1200,qode-theme-ver-9.4,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Gracias: a veces no nos damos cuenta…

Gracias: a veces no nos damos cuenta…

Reproducimos la carta de un lector a Diario La Rioja en el que reconoce la labor asistencial y médica del personal de la Residencia para la Tercera Edad Monte Rincón. Merece la pena pararse a leerla porque, como bien dice su autor Juan Puerta Torrecilla, “a veces no nos damos cuenta”.

Con esta carta queremos expresar de forma pública nuestro más sincero agradecimiento a todo el personal de la Residencia Monte Rincón.

Demasiadas veces no conseguimos expresar con palabras el profundo dolor que sentimos tras una pérdida, en este caso, de nuestra madre, Begoña. Sabemos que nada ni nadie es eterno, pero su fallecimiento ha dejado un vacío en el corazón y a la vez ha despertado en nosotros el recuerdo y agradecimiento a la inmensa ayuda y atenciones que recibió. En los cinco años que ha permanecido en Monte Rincón ha estado continuamente acompañada por nuestra diaria visita y por el grupo de profesionales del centro que se han desvivido en ofrecer los mejores cuidados, médicos y humanos, con generosidad y una sonrisa permanente. Ella quería que cuando llegase su ‘momento’ fuese allí, porque lo sentía como su hogar y estaba enormemente agradecida.

A veces no nos damos cuenta de la gran sensibilidad con la que realizan cada una de las labores de asistencia. Aunque estos cuidados formen parte de su trabajo diario, queremos que tengan nuestro reconocimiento por hacer que cada día sea diferente, por olvidar la rutina y por sacar siempre una sonrisa. Nadie les obliga a hacer reír a un paciente, a acariciarle el hombro, a pasarle la mano por la mejilla en señal de cariño. En determinados momentos, puede que su enfermedad o simplemente los años les hagan olvidar el nombre de quien se aproxima o del personal médico que les atiende, pero nunca olvidan cómo les hacen sentirse; con la mirada dejan en el aire escrito su agradecimiento.

Nuestra madre ha sido muy feliz y eso nos llena de satisfacción. Gracias por haber sabido sacarle una sonrisa hasta en los momentos difíciles.

Así pues, nuestra más sincera gratitud a todo el personal del centro por tratar a mi madre y a la familia con una delicadez, humanidad y cariño que emociona y suaviza el sufrimiento del momento.

Nunca olvidaremos vuestra dedicación y entrega. Gracias de todo corazón.

Imagen: Residencia Tercera Edad Monte Rincón



Uso de cookies

‘Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies